header

Aromas del 68, paz y amor: Tempo y Fleur de Peau, 50 años de Diptyque.

Diptyque recupera y afina el pachulí y el amizcle en dos perfumes llamados a asombrarnos, enamorarnos y cautivarnos otros 50 años más.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Tempo y Fleur de Peau, los dos nuevos aromas de Diptyque en su 50 aniversario.

50 años hace. Y el 68 es un año que uno recuerda de mano por los hitos más grandes, políticos, sociales: la primavera de Praga, el mayo del 68 francés en el que debieron estar presentes casi todos nuestros contemporáneos. o no tantos. Se agitaba la libertad sexual y la política, la música que reivindicaba y las reivindicaciones. Se buscaban ideales, se discutía, el comunismo participaba de las tertulias y Elvis se convertía en padre, Lisa Marie, y dejaba definitivamente el cine como nos dejaban Martin Luther King y John Fitzgerald Kennedy, asesinados, o con 77 años el primer gran surfer, Duke Kahanamoku, el Gran Kahuna, de mayor. La luz de las detonaciones de pruebas  nucleares a lo largo de todo el año no hicieron sombra al lanzamiento del The White Album de los Beatles, o el Lady Madonna, o Hey Jude, y sonaban ellos y los Rolling Stones y Hendrix y Bob Dylan, y la psicodelia, y mucha música que ha dejado huella. Vietnam acompañaría a las protestas en Estados unidos y los estudiantes franceses sacudían al gobierno de De Gaulle. Il est interdit d’interdire. La primavera de mayo del 68 en París pasaban muchas cosas, en las calles, en las aceras, en los famosos adoquines que nunca desvelaron la playa pero que dejaron un recuerdo. Notas de la historia que no se repetirán, no igual, no a flor de piel. Y algo nuevo pasaba, inolvidable, también en Diptyque.

50 años hace, en la sorprendente tienda del 34 boulevard de Saint-Germain, en medio de todo esto y mucho más, Desmond Knox-Leet, Christiane Gautrot e Yves Oueslant buscan también su propia gloria de artistas, pintura, interiorismo y escenografía, poniendo en marcha otra discreta revolución mientras sonaba Revolution, Helter Skelter, Sexy Sadie,  añadiendo su nota, el acento, la diferencia, el cambio: los perfumes de Diptyque. Nace aquí L’Eau, el primer perfume nicho con lo que denominan “accidente olfativo”, el acento, la sorpresa, lo inesperado. L’Eau, el agua, el mantial primero, el punto de partida con la primera denominación de “o” fonética, antiguas rosas, canela, naranja, clavo. Ob-la-di, ob-la-da, para un recuerdo persistente.

Y 50 años después, para celebrar el aniversario, vuelve Diptyque a sus orígenes, al pachuli y al almizcle, con otras formas, destacando su fino encanto, las notas exóticas, el acento de su alma para hacerlas atemporales, contemporáneas: Tempo y Fleur de Peau, para enamorarnos de nuestra propia existencia siguiendo la obligación proclamada por Jack Kerouac.

Tempo, la visión de un gurú (“El universo es abundante, infnito, secreto”) viene de Sulawesi, Indonesia, donde una red de proveedores sostenibles proceden a tres extracciones para refinar el pachulí, el Nilam, la tierra húmeda de un bosque de helechos e inmensas tecas, notas de madera, cacao salvaje, pimienta rosa, bergamota y jazmín fresco con un sensual acorde de salvia romana y ambrofix. Fleur de Peau, la psicodelia, flor de piel, el olor del cuerpo amado, almizcle del Tibet con iris, bergamota, mandarinas italianas, pimienta rosa, semillas de amarreta, granos de angélica, zanahorias, rosas turcas, infusión de ámbar gris… intenso, pasional, próximo, íntimo. Sorprendentes, exóticos, diferentes entre sí y con cualquier otro, únicos ambos. Perfumes para revivir las pasiones del 68 que aún perduran y para recuperar lo mejor de lo olvidado, los hitos eternos, lo que es justo, lo que es bueno, excepcionalmente bueno, el amor, la paz.

Y el discurso narrativo de Diptyque, que no es sólo un aroma si no toda una escena de sentidos, la historia que se desarrolla desde el origen del concepto que da forma a un aroma único y evocador que se explica en las ilustraciones figurativas en tinta china de grandes artistas en las etiquetas, con escenas que sólo se aprecian desde el interior del frasco en el reverso de las etiquetas también de Tempo y Fleur de Peau y que debes descubrir. “Vive tu memoria y asómbrate“, Kerouac. 50 años hace.

Puedes comprar online estos perfumes y toda la gama de Diptyque en Abanuc, aquí.

Más información abanuc.com

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Presumir

Los perfumes que mejor te sientan, los tratamientos, masajes y terapias más placenteros… Una completa carta de sugerencias wellness.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.

+

Advertisement
Advertisement Advertisement