header

Lorenzo Lotto, el pintor de los estados de ánimo.

El Museo del Prado presenta 'Lorenzo Lotto. Retratos', una muestra organizada con la National Gallery de Londres sobre el artista del 'Cinquecento'.

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

En una de las salas del Museo del Prado consagradas a la pintura italiana cuelga una bellísima escena matrimonial pintada por Lorenzo Lotto. La obra, encargada por Zanin Cassotti en el año 1523 para celebrar el matrimonio del menor de sus hijos, Marsilio, con la joven patricia Faustina Assonica, plasma el triunfo social de los Cassotti recién ligados a la nobleza de Bérgamo. Pero además, está impregnada de enigmáticas alegorías que marcan la ética, la estética y la espiritualidad del pintor.

Ella viste de rojo, el color favorito de las novias venecianas, y lleva un lujoso collar de perlas que evoca la sumisión al marido, como mandaban los cánones de la época. El detalle del camafeo en el cuello de la novia con la imagen de Faustina la Mayor, la esposa perfecta, insiste en su posición obediente. Cupido sujeta sobre los hombros de la pareja un yugo, metáfora del matrimonio, del que brotan laureles, símbolo de la virtud y la eternidad. Los tocados fastuosos, la riqueza de las sedas, los fruncidos y las joyas muestran el poder económico y social de ambas familias.

En este lienzo de Lorenzo Lotto, la simbología parece estar clara. Algo que no ocurre con la mayoría de sus pinturas, casi siempre difíciles de interpretar. La carga misteriosa de su lenguaje visual, las abundantes referencias a la mitología, al arte clásico, a la alquimia y a los jeroglíficos dotan a su obra de una originalidad y complejidad fascinantes.

Con el fin de descifrar todo ese universo alegórico que envuelve la pintura de Lorenzo di Tommaso Lotto, el Museo del Prado presenta la primera gran exposición monográfica dedicada a sus retratos. La muestra, además de la obra citada, incluye pinturas y dibujos procedentes de los diversos lugares en los que trabajó —Venecia, Treviso, Bérgamo, Roma, Las Marcas— que permiten ahondar en los aspectos menos conocidos del artista. También en su personalidad, compleja, libre. Solo, sin fiel gobierno y muy inquieto de mente, así se autodefinió el artista, cuya independencia creativa le costó el olvido.

Lotto (Venecia, 1480-Loreto, 1557), uno de los pintores mejor documentados del siglo XVI, gracias a su Libro di spese diverse (Libro de los diversos gastos), las cartas dirigidas al Consorzio della Misericordia Maggiore de Bérgamo y al hecho de haber firmado y fechado todas sus obras, es sin embargo el gran olvidado de Cinquecento italiano. Vivir en el tiempo de Tiziano, pintor oficial de la corte y la nobleza, no le ayudó. Menos aún su rechazo a las imposiciones estéticas del momento. Decidió seguir su instinto, experimentar con las formas, el color y las perspectivas radicales, indagar en la psicología de sus retratados. También su expresión del sentimiento religioso desborda la escena artística imperante.

Innovador del retrato, utilizó por vez primera el busto de tres cuartos y el estudio psicológico. Los simbolismos y alegorías hablan del temperamento del retratado, sus aficiones y aspiraciones, su estatus social, económico o cultural. Su estilo es puramente renacentista, cercano al manierismo. Sin embargo, el uso del color es subversivo. Como el espectro social que representa. Aparte de los encargos de la alta burguesía italiana, rica y ambiciosa, dispuesta a aceptar los experimentos de Lotto, pinta también a comerciantes y banqueros de clases menos acomodadas, incluso marginados.

Lotto, que conoció tanto el éxito como el fracaso, cayó prácticamente en el olvido tras su muerte. Fue a finales del siglo XIX cuando Bernard Berenson lo definió como el primer pintor italiano preocupado por representar los estados de ánimo. Rescató su figura y su obra, reconstruyendo su trayectoria artística en Lorenzo Lotto. Un ensayo sobre la crítica constructiva del arte. Pese a esta revalorización, especialmente intensa en la década de los 80, ninguna exposición o publicación monográfica ha abordado hasta la fecha la aportación pictórica del maestro renacentista.

Además de profundizar en los aspectos más conocidos del maestro italiano —su variedad tipológica, su profundidad psicológica o su complejidad simbólica— Lorenzo Lotto. Retratos explora otros más novedosos, como el trasvase de soluciones expresivas entre retrato y pintura religiosa, la importancia de los objetos como testigo de la cultura material de la época o el proceso creativo que subyace tras su realización.

Localización

Calle Ruiz de Alarcón 23 28014 Madrid

Más información Museo del Prado

  • E-Mail Text Link for Post
  • pinit
  • g+ 1
  • Tweet
  • facebook
  • WhatsApp

Ver

La cita cultural del momento en forma de publicación, muestra, subasta, feria, exposición… Un espacio que da cabida a todos los formatos.

Meta información

Newsletter

No te pierdas nada, que saber no ocupa lugar.

Advertisement < Advertisement